Brillante concierto con la jienense María Guadaña y las alcarreñas «The Veroñas» en la Casa de la Cultura

Con casi tres cuartos de entrada en la Casa de la Cultura se celebró este viernes el tercero de los conciertos del ciclo «Noches Acústicas Arriaca», que el Ayuntamiento de Cabanillas del Campo recuperó el pasado mes de septiembre, tras su abrupta interrupción en marzo de 2020 a causa de la pandemia.

Llegaba a esta cita como cabeza de cartel la artista granadina Herminia Martínez, alias «María Guadaña», y lo hacía teloneada por el contundente grupo de punk femenino alcarreño «The Veroñas». Fue una noche de impactantes sonidos femeninos e indudables mensajes feministas en forma de letras desgarradas y rompedoras, por parte de ambas formaciones musicales.

María Guadaña llegaba a la cita con una formación novedosa para ella, un formato acústico conformado simplemente por un percusionista y un guitarra-coros, que envolvían la cálida voz de la cantante, una mujer de amplísimo rango vocal, capaz de llegar a tesituras muy graves y a notables agudos. Melodías pausadas y trabajadas para acompañar unas letras, las de Guadaña, que salen de las mismísimas vísceras de la cantante de Jaén. Y que hablan de amor y desamor, de sexo y desencanto, de ilusiones y aburrimiento, de dolores íntimos y esperanzas frustradas. De vida, en suma, pero también de muerte.

Presenta la artista andaluza una variedad musical un tanto heterodoxa, difícilmente clasificable. A  veces suena a rock sin concesiones, otras veces apunta reminiscencias bluseras, en ocasiones hasta parece asomarse a la música de raíz. En cualquier caso su sonido es muy personal y tiene «sello propio», algo que se agradece en una época de demasiado artista gaseoso y clónico.

Guadaña, cuya carrera en los escenarios apenas comenzó hace un par de años, con un único disco en el mercado, a pesar de su veteranía como música de producción, ofreció en Cabanillas una actuación soberbia, de una hora, sin bises, que sin duda conquistó al numeroso público cabanillero, al que se mostró muy cercana.

Previamente habían abierto el escenario de la Casa de la Cultura «The Veroñas», un grupo bien conocido en la provincia y en la propia Cabanillas, y que arrastra a muchos seguidores. Es un quinteto que nunca defrauda con su punk-rock gamberro y divertido, de sonido contundente y vibrante, y ritmos endiabladadamente bailongos, que hacía difícil quedarse quieto en la butaca al público de la Casa de la Cultura. Su formación actual está compuesta por dos magníficas vocalistas que se alternan como «front-woman» de la banda, y juegan con pericia con su empastamiento de voces, arropadas con tres estupendas instrumentistas: bajista, batería y una guitarrista que acaba de llegar al grupo, y que brilló con luz propia en algunas fases de la actuación.

Paralelamente a los conciertos, en la cafetería de la Casa de la Cultura se pudo ver una nueva exposición plástica, con magníficos cuadros de otra artista alcarreña, Johana Roldán «Jante».

Tras los conciertos, la noche se cerró con el ya tradicional «aftershow», en el que las artistas departen con el público en la cafetería, mientras el respetable se toma una cerveza y comenta la jornada. La próxima «Noche Acústica», que cierra este primer ciclo organizado en Cabanillas, será el 17 de diciembre, con una de las presencias más esperadas de este ciclo: «Tulsa».

Ir al contenido