Las narradoras Luisa Borreguero y Raquel López Cascales se sumaron a la última sesión de las «tardes de tejer y contar»

La novedosa actividad «El Filandón: Tardes de tejer y contar», celebró este miércoles 28 de julio la última de sus cinco sesiones programadas, cerrando con gran éxito esta iniciativa consistente en recuperar la tradición asturleonesa de los «filandones», o reuniones sociales en las que se alternaban las labores de costura con la narración de cuentos, historias y chascarrillos.

Organizado desde la Concejalía de Cultura y la Biblioteca Municipal León Gil, El Filandón de Cabanillas ha reunido un día a la semana a una decena de animosas tejedoras, que han elaborado a lo largo de la actividad una colorida manta de ganchillo, que adornará a partir de otoño la propia Biblioteca.

En esta sesión de cierre hubo además una doble sorpresa, ya que a la misma se sumaron dos de las narradoras profesionales que han participado en el reciente ciclo de «Cuentos Golfos», la cabanillera Luisa Borreguero y la murciana Raquel López Cascales, quien tras actuar el día anterior en el mismo lugar, no quiso perderse conocer este taller y participar del mismo con sus historias. También contaron cuentos para la ocasión Mari Ángeles Maestre, una de las narradoras aficionadas habituales de la Biblioteca cabanillera; y Lupe, otra de las participantes.

La concejala de Cultura, Rosa María García, dirigió a las participantes unas palabras de despedida, destacando que el grupo creado «ha congeniado tan bien, y hemos tenido una experiencia tan gratificante, que ya estamos preparando un Filandón de Invierno, de cara a preparar una decoración especial de Navidad para la Biblioteca».

García tuvo también especiales palabras de agradecimiento para Yolanda Pardo, vecina de Cabanillas que ha coordinado toda la labor de ganchillo con enorme dedicación y pasión en el proyecto: «Ha conseguido en cinco sesiones despertar la pasión por el crochet en comunidad, compartiendo puntadas y cuentos», dijo la edil.

Ir al contenido