El primer edil pide colaboración a las empresas, y recuerda que deben gestionar de modo particular los residuos propios de sus actividades

El alcalde de Cabanillas, José García Salinas, ha remitido una carta a todas las empresas asentadas en polígonos industriales de la localidad, para tratar de atajar el problema de los residuos y basuras que recurrentemente aparecen esparcidos por las calles de estas zonas industriales.

La misiva está siendo entregada en estos días, y en ella el primer edil pide a las distintas empresas y factorías del municipio su colaboración para atajar este problema, al tiempo que les recuerda cuáles son las normas de utilización de los contenedores de estos sectores industriales, y cómo tienen que gestionar las empresas los residuos propios de sus actividades.

Así, Salinas explica en la carta que en los últimos meses, a pesar de que los servicios de limpieza pasan a diario por los polígonos, se vienen detectando situaciones preocupantes en estos sectores, por la utilización de la vía pública «como si fuera un auténtico vertedero, con comportamientos incívicos y vandálicos que generan constantes problemas de suciedad, y dan una espantosa imagen del sector».

«Es frecuente que en las aceras, junto a los propios contenedores de basura, aparezcan restos de todo tipo tirados por el suelo: desde embalajes a bolsas de basura, pasando por muebles, cajas, electrodomésticos o basura de cualquier condición», explica asimismo el primer edil.

Por otro lado, García Salinas comenta que el Ayuntamiento viene detectando que muchos de estos residuos son depositados por personas desaprensivas que acuden a deshacerse de enseres de manera ilegal, pero que también hay parte de la basura acumulada que sale de las propias empresas, por una incorrecta gestión de los residuos. «Los Servicios de Limpieza, a pesar de que desde abril se han duplicado en personal y medios, no dan abasto a recoger a diario el volumen de residuos que se acumulan», explica el alcalde, quien recuerda que también que las ordenanzas municipales reflejan que las empresas pueden utilizar los contenedores del Polígono «para deshacerse de residuos ordinarios de tipo doméstico, residuos sólidos urbanos no peligrosos (restos procedentes de la limpieza de los locales, desperdicios de alimentación y similares); pero están obligadas a realizar una adecuada gestión de sus propios residuos industriales, incluidos los residuos comerciales no peligrosos, los cuales no se pueden arrojar a los contenedores ni a la calle».

En la carta se explica también que la Policía Local de Cabanillas lleva unas semanas vigilando e investigando para localizar a los responsables de la situación, y pide finalmente colaboración los directivos de las empresas de los polígonos: «Además de instarle a que procese los residuos de su compañía de la manera adecuada, queremos pedirle que si detecta cualquier comportamiento incívico se comunique con nuestros agentes de Policía para ayudarles en sus investigaciones», finaliza la carta.

Ir al contenido