La localidad celebró el Día Mundial de la Diversidad Cultural con un bonita exposición, montada por vecinos y vecinas de ocho países diferentes que viven en Cabanillas

En tiempos oscuros en los que recorren occidente vientos de la intolerancia, se amplifican los mensajes contra el diferente, y se ponen oídos a mensajes de odio que estigmatizan al inmigrante y radicalizan los prejuicios, el Ayuntamiento de Cabanillas del Campo y su Concejalía de Cultura han querido romper una lanza en favor de la diversidad cultural y la integración. Porque eso es lo que ha sido el acto «Cabanillas diversa y culta»: una auténtica fiesta de la convivencia celebrada este sábado 21 de mayo, en los jardines de la Biblioteca León Gil, coincidiendo con el Día Mundial de la Diversidad Cultural.

Se trataba de dar a conocer la cultura y los modos de vida de países de origen de varios vecinos y vecinas que residen en nuestro municipio, al que llegaron de allende nuestras fronteras. Para ello se han instalado stands de cuatro países americanos (Estados Unidos, Cuba, Perú y Argentina); de Marruecos, en el norte de África; y también de tres naciones europeas como son Grecia, Rumanía y nuestra vecina Portugal. En los stands se mostraban al público artesanías, ropas o productos típicos; también había libros y objetos artísticos. E incluso se ofrecían pinchos con platos y bebidas tradicionales de cada una de las naciones participantes. Y en todos ellos, además, ha habido interesantísimas intervenciones por parte de los expositores, explicando algunas nociones sobre sus países, o contando leyendas o historias tradicionales.

Gabriela por Argentina; Saadia y Hassan por Marruecos; Nicoleta y Flori en representación de Rumanía; Nikitas y Fay de Grecia; Lilian y Julio de Perú, Ken y Caroline de Estados Unidos, Susana de Cuba, y Humberto de Portugal, han sido los vecinos encargados de hacer de anfitriones de sus países en esta pequeña «vuelta al Mundo» sin salir de un jardín de Biblioteca.
Decenas de personas se han acercado al evento, que comenzaba a las 12 del mediodía, y se extendía hasta pasadas las 2 de la tarde. En él han podido conocer cosas muy variopintas, como la historia del famoso Gallo de Barcelos portugués; la leyenda peruana de la «Anaconda Yakumama»; el origen griego de los Juegos Olímpicos; un cuento tradicional marroquí; la razón por la que los norteamericanos celebran el «Día de Acción de Gracias»; o por qué es tan importante el mate para los argentinos, entre otras muchas historias. Se han degustado embutidos rumanos, dulces y mate argentinos o pastel de calabaza «made in Pensylvania». Se ha escuchado son cubano, e incluso se han conocido infinidad de palabras del castellano que hacen que hablemos mucho más griego del que pensamos.

Es la primera vez que en Cabanillas se celebra este «Día Mundial de la Diversidad Cultural», una jornada internacional aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas desde el año 2002, y que se enmarca en los acuerdos de la Unesco y la «Alianza de Civilizaciones» de Naciones Unidas con la campaña «Haz un gesto por la Diversidad y la Inclusión», de 2011; y la resolución de 2015 de la Segunda Comisión de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre la necesidad de reconocer la diversidad del mundo mucho más allá de lo natural y lo cultural, reafirmar que las culturas y civilizaciones pueden contribuir al desarrollo sostenible, y su papel como factores habilitadores. Destacar la importancia del diálogo y de la inclusión, y combatir la polarización, los estereotipos y los prejuicios, en definitiva.

«Estamos muy satisfechos con el resultado de esta primera jornada, y ya he cogido ideas para establecer la fecha fija en el calendario, y que en 2023 repitamos con una gran fiesta de la multiculturalidad», ha señalado la concejala de Cultura Rosa María García.

 

GALERÍA COMPLETA EN EL MURO DE FB DEL AYUNTAMIENTO

 

COMPÁRTELO:

Ir al contenido