El Consejo de la Infancia elevó peticiones respecto al carril-bici, las pistas deportivas municipales y las barreras arquitectónicas del municipio

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cabanillas ha acogido este jueves 19 de mayo la reunión anual del Pleno del Consejo Local de la Infancia y la Adolescencia de la localidad. Este Consejo es la entidad representativa de los niños y niñas de la localidad, y además es un órgano consultivo del Ayuntamiento, dentro de sus mecanismos de participación ciudadana.

La existencia del Consejo Local de la Infancia se entronca con el reconocimiento de la localidad como una «Ciudad Amiga de la Infancia» por parte de Unicef. Y el Pleno, por su parte, es la herramienta de reunión formal que tiene el Consejo con la corporación municipal, y por tanto, el espacio en el que se da voz a la infancia de la localidad mediante la presentación de propuestas e iniciativas de mejora de la comunidad, desde su enfoque. Se convoca una vez al año, al finalizar el curso, y esta es la primera reunión presencia que ha celebrado tras los años de pandemia.

Al Pleno de este jueves asistieron una decena de los niños y niñas, miembros todos ellos del Consejo, que estuvieron a su vez representados por tres de sus compañeros, en el papel de portavoces: el niño Carlos Trigueros, y las niñas Aitana García y Azahara Rey. Por su parte, el Ayuntamiento estuvo representado por el alcalde, José García Salinas, quien presidió la sesión; la concejala de Infancia, Abigail Cordero; y representantes de tres de los grupos municipales: PSOE, PP y Unidas Podemos, con Luis Blanco, Jaime Celada y Manuel Gallego, respectivamente, Además hicieron de secretarias de la sesión la técnico de Juventud del Ayuntamiento, Raquel Hernández; y la educadora social, Teresa Sánchez, que son las empleadas municipales que trabajan diariamente con el Consejo Local de la Infancia.

Los tres portavoces del Consejo realizaron tres baterías de propuestas al Ayuntamiento: Una relacionada con peticiones de mejora y ampliación del carril-bici del municipio; otra sobre arreglos y mejoras en algunas pistas deportivas de parques municipales; y una última propuesta relacionada con la eliminación de barreras arquitectónicas y la mejora de algunos acerados del municipio. El alcalde tomó nota de todas las demandas, y se comprometió a estudiar con los técnicos municipales la viabilidad de algunas de las mismas.

Tras la intervención de los portavoces, el primer edil decidió dar la palabra al resto de niños y niñas del Consejo, por si querían aportar alguna cuestión, y también intervinieron algunos padres y madres de los niños y niñas presentes, quienes habían asistido a la sesión como público.
Tras el Pleno, el consistorio entregó a todos los niños y niñas del Consejo una mochila de «merchandising» de recuerdo, y se tomaron la tradicional foto de familia con los representantes de la corporación.

Ir al contenido